Turismo y discapacidad intelectual: vacaciones para todos

Publicado el día
Alumnos del Centro de Educación Especial de Koynos en L'Oceanogràfic de València.

Versión completa

España es el primer destino turístico vacacional, el segundo por gasto turístico y el cuarto por el número de turistas; este sector representa un 10% del PIB, así que es uno de los más importantes como motor económico, social y también cultural. Sin embargo muchas de las empresas del sector, entre las que se incluyen hoteles, restaurantes, zonas de ocio, centros comerciales o parques temáticos no actualizan su oferta para adaptarla a posibles clientes con discapacidad intelectual, sensorial o física.

Las ofertas turísticas accesibles y de ocio inclusivo no están generalizadas. A continuación explicamos algunas de las mejoras que los establecimientos del sector turístico pueden implementar para garantizar unas vacaciones para todos. Estas mejoras para las personas con discapacidad intelectual tienen repercusión tanto en el plano estructural como en el de los procesos y los recursos humanos.

Como bien se indica en la guía de buenas prácticas elaborada por la Generalitat Valenciana, «las principales barreras que encuentran las personas con discapacidad intelectual giran en torno a la comprensión e interpretación de los mensajes». De esta manera, cuando hablamos de barreras no solo hablamos de las físicas.

¿Cómo podemos ayudar?

A la hora de atender a una persona con discapacidad intelectual, en general, debemos hablar de forma clara y pausada, ofreciendo la información de manera clara y sencilla. Uno de los errores más comunes es no tratar a las personas de manera acorde a su edad; a los adultos hay que tratarles como tal, y no en tono infantil. Adaptar el tono y el nivel de la conversación a la edad de la persona supondrá mayor predisposición a la hora de interactuar. Aunque sepamos cómo va a terminar una frase, no hay que interrumpirle, hay que respetar el ritmo de conversación y esperar la respuesta más tiempo del habitual si es necesario.

Asegurémonos de que la persona ha entendido el mensaje; si no es así, podemos volver a repetírselo de manera más sencilla y esquemática. Ante una situación difícil o de tensión hay que responder con paciencia e intentar reencaminar la conversación. Es imprescindible respetar las decisiones que la persona tome.

Los materiales informativos han de estar disponibles en múltiples formatos y formas de redacción y consulta. En la medida de lo posible, la información ha de estar disponible en lectura fácil (en este artículo te damos algunas claves de redacción). Además, en los soportes gráficos se pueden usar pictogramas que complementen a la información escrita. Disponer de información en lectura fácil ayudará, además, a los visitantes extranjeros con pocos conocimientos del idioma.

La accesibilidad se ha convertido en los últimos años en un factor más de la calidad turística. Las mejoras incorporadas por un diseño accesible suponen incrementar la calidad de vida de las personas y la de sus familias, permitiendo que las persona disfruten plenamente de la experiencia. Las empresas e instituciones del sector no han de olvidar que el impacto económico y de imagen que puede suponer modificar la oferta para hacerla accesible puede ser considerable.

Son cosas muy sencillas de cumplir que serían un punto para el hotel que las ofreciera.

Hablamos con Mayte Vañó, profesional del sector turístico con años de experiencia y madre de un niño con autismo. No he visto en hoteles —nos cuenta— lo que sí existe en centros de salud y también en parques de ocio, de atracciones o temáticos: “Las personas autistas y los aquejados de Alzheimer disponen de una tarjeta sanitaria con las letras AA, que indican que debe ser atendidos con prioridad, ya que sufren mucho y se ponen muy nerviosos con las esperas. Si se acreditan como tal en un parque temático, acceden a las atracciones por la salida, sin colas, ellos y sus acompañantes”. Reconoce que desde que lo supo “todo se ha simplificado mucho”.

Y aquí algunas propuestas: “Si esto se adoptase en los hoteles, podrían tener preferencia por ejemplo a la hora de acceder al comedor (hay hoteles vacacionales en los que hay que guardar cola), o avisando de la hora de llegada: un "check-in sin esperas". También deberían tener preferencia a la hora de selección de mesa en restaurante (en un lugar tranquilo, ya que los ruidos excesivos les ponen muy nerviosos). La verdad es que son cosas muy sencillas de cumplir, y que serían un punto para el hotel que lo ofreciera”.

Hacia un ocio inclusivo

El ocio y el consumo cultural forman parte de la vida de cualquier persona. Nos ayuda a establecer relaciones personales significativas, afecta al crecimiento personal y a ver el mundo y a las personas con otros ojos, conociendo otras realidades que van más allá de las del día a día. Se trata de que las personas con discapacidad también formen parte activa, crítica y constructiva de la sociedad y su entorno más cercano.

Recogemos un fragmento del Manifiesto por el ocio inclusivo publicado por FEAPS en 2003:

«Un entorno de ocio inclusivo es aquél en el que todas las personas tienen cabida y se interrelacionan. Para lograrlo, se debe producir un cambio sistemático del mismo, tanto en las estructuras como en los procesos. Hay situaciones en las que la práctica tiene su punto de partida en una manera de hacer inclusiva, con sus implicaciones físicas, comunicativas y sociales en el diseño y desarrollo de equipamientos, programas, servicios, productos y actividades de ocio para todos».

 

Alumnos de nuetro Centro de Educación Especial en L'Oceanogràfic de València

 

Facilitando la oferta de ocio a todas las personas conseguimos que vivan experiencias gratificantes, lo que contribuye en la mejora de su calidad de vida y repercute en su entorno más cercano. Hablamos, por lo tanto, de beneficios en su dimensión física, psicológica y social.

Como bien se indica desde FEAPS, las personas con discapacidad intelectual requieren intervenciones en materia de inclusión social. Así, habrá que incorporar elementos facilitadores como adaptaciones, apoyos y recursos adicionales. Además, no podemos dejar de lado la accesibilidad física, que algunas de estas personas también necesitan.

Puedes leer más sobre turismo accesible aquí:

  • Turismo para todos. Guía de buenas prácticas de Accesibilidad para los establecimientos turísticos de la Comunitat Valenciana (PREDIF, con la colaboración de la Conselleria d’Economía, Indústria, Turisme i Ocupació de la Generalitat Valenciana) [PDF]
  • Manifiesto por un Ocio Inclusivo (FEAPS) [PDF]

Comentarios